Moldes impresos en 3D: todo lo que necesitas saber
Redacción Mundo del Plástico

El moldeado por inyección es uno de los procesos de fabricación más utilizados en el mundo y, cada vez más, moldes impresos en 3D se utilizan para crear piezas de prototipo para detectar problemas en la forma, el ajuste y / o la función de la pieza.

Además, esta es una práctica más económica y rápida para la validación de cavidades de moldes antes del mecanizado de la pieza definitiva, ya que errores y la necesidad de refacción pueden salir muy caros y perjudicar la producción. Actualmente, las impresoras 3D ya evolucionaron bastante en relación a los posibles termoplásticos que pueden ser directamente impresos.

Luiz Antonio Junior, ingeniero de producción de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS), explica que "un molde impreso en 3D con un plástico fotopolímero, inyectado con un líquido plástico caliente, no se derrite en el proceso, pues al trabajar con impresoras 3D, es posible llegar a una mezcla de materiales sintéticos que soporta altas temperaturas y presiones.

De esta forma, se consigue adaptar las impresoras 3D para manejar diferentes ambientes de modelado, según la demanda de un mercado sostenible.

"Todas las herramientas de moldeo de inyección se imprimen en 3D, utilizando el material digital y los softwares de modelado CAD, que poseen propiedades materiales distintas ideales para la producción de piezas a bajo volumen - alta resistencia a la temperatura y firmeza", explica Junior.

Beneficios de la impresión en 3D de moldes para inyección de plástico

> Economía de tiempo si se compara con el proceso mecanizado - entre el 50% a 90% más rápido;
> Reducción de costes durante la fase final de desarrollo - entre el 50% y el 70%;
> Obtención de piezas en el material final de producción para una validación funcional real;
> Creación física del molde de inyección de forma automática - proceso simplificado por medio de la impresión en 3D;
> Confirmación antes de la creación de los moldes de inyección final de la selección del termoplástico.

Recuerde que el objetivo de un molde impreso en 3D no es el de sustituir la herramienta de producción, sino reducir el ciclo de desarrollo del producto, sustituyendo de forma rápida y, con un costo mucho menor, las herramientas mecanizadas de aluminio.

¿Cuándo los moldes impresos en 3D se indican para la inyección de plástico?

En situaciones de bajo a moderado punto de fusión <300 ° C (570 ° F) y buen índice de fluidez - candidatos: PE, PP, PS, ABS, TPE, PA, POM, PC-ABS o resinas de polipropileno con fibra de vidrio vidrio;
Cuando hay necesidad de poca cantidad de piezas - de 5 a 100 unidades;
Cuando el tamaño de la pieza varía de pequeño a promedio - volumen de la pieza inferior a 165 cm3 -, y presión de inyección de un máximo de 80 toneladas;
Cuando la pieza requiere una verificación de diseño y funcionalidad anticipada, evitando así retrabajos en los moldes de producción.

El ingeniero de producción cita como un excelente caso de uso real de uso de moldes impresos en 3D, la empresa Unilever, en la que ese proceso redujo el tiempo total entre el inicio del proyecto y un prototipo en el material final para la validación de los consumidores en 40 %.